¿Pladur o Ladrillo? ¿Qué sistema de tabiquería elegir?

Inicio » ¿Pladur o Ladrillo? ¿Qué sistema de tabiquería elegir?

A la hora de abordar la reforma o construcción de nuestro proyecto, una de las cuestiones que tenemos que decidir es el sistema de tabiquería. Aunque existen múltiples sistemas de particiones, los dos mas usados a lo largo de los últimos años son el pladur y, sobre todo, el ladrillo. Por eso, en este artículo vamos a estudiar a fondo estos dos sistemas constructivos para que, al final del mismo, tengas los conocimientos suficientes para elegir con criterio.

Para poder conocer a fondo como funcionan estos dos sistemas constructivos, lo primordial es conocer que debemos tener en cuenta si queremos construir con ellos.

Construir con tabiquería de ladrillo

imagen-ladrillo

La tabiquería de ladrillo es, históricamente, el material más utilizado en la construcción de viviendas. Estoy seguro de que conoces como funciona, pero aún así, vamos a desglosar algunos aspectos constructivos que se deben tener en cuenta a la hora de construir con ella:

        • Tipos de ladrillo: lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de construir con tabiquería de ladrillo, es escoger el tipo de ladrillo que vamos a colocar. Generalmente el tipo de ladrillo mas usado es la tabiquería de ladrillo hueco (doble o triple) y el ladrillo perforado.
        • Transporte de material: sin duda unos de los puntos a favor más importantes para el ladrillo es la facilidad con la que se puede transportar, ya que el ladrillo es un material pequeño que se puede desplazar con relativa facilidad.
        • Colocación en obra: la partida de tabaquería se debe ejecutar sobre el forjado o losa de nuestra construcción. Es decir, es un capítulo que se debe ejecutar en una fase temprana de la obra, ya que lo podemos considerar un trabajo “sucio” por los residuos y tipología de materiales a emplear.
        • Residuos generados en obra: este sistema de tabiquería, genera una gran cantidad de escombro en obra,  restos de morteros, trozos de ladrillos, sacos, etc. Estos residuos deben ser retirados de la obra gradualmente, tratando de evitar que se acumulen en la misma para evitar posibles lesiones o caídas, etc. Los residuos generados por el ladrillo obligan también a tener especial atención con la retirada de los mismos para mantener la obra limpia.
        • Ayudas de albañilería a oficios: otro de los aspectos a tener en cuenta en este sistema constructivo, es la necesidad de las ayudas de albañilería para posibilitar la ejecución de los capítulos de instalaciones de nuestro proyecto. Esto implica la existencia de rozas para llevar los tubos a las zonas que correspondan. Produce por tanto, un extra en cuanto a residuos en obra.
        • Revestimientos: la tabiquería de ladrillo, a no ser que el proyecto indique lo contrario, se suele revestir en cuartos secos mediante yeso y en el caso de las estancias humedad mediante alicatado. La ejecución del alicatado implica directamente la necesitad de aplicar al ladrillo un enfoscado de mortero de cemento para regularizar la superficie.

Es importante que a la hora de colocar el yeso, este no entre en contacto directo con el suelo para evitar la aparición de humedades. En el caso de la tabiquería de ladrillo no suele presentar problemas ya que el yeso se ve interrumpido por el rodapié y nunca llega al suelo.

Construir con tabiquería de pladur

La tabiquería de pladur es un sistema constructivo que se encuentra dentro de los sistemas de tabiquería seca. Es decir, se trata de materiales prefabricados que se colocan mediante una estructura autoportante (en caso de tabiquerías) a la cual se atornillan en cada cara una serie de placas de pladur. A continuación vamos a analizar más detalladamente los aspectos constructivos de este sistema.

        • Tipos de tabiques de pladur: La tabiquería de pladur se fundamenta en la combinación de tres elementos principales. Estos son:
            1. Perfilería de aluminio, en el mercado existen varios espesores que son los que delimitan el espacio disponible para aislamiento. Los espesores más utilizados son los de 48 mm, 70 mm y 90 mm. Es importante que en la perfilería en contacto con suelo y techo se coloquen la bandas elásticas que aporten aislamiento acústico al tabique. El tipo de perfil a escoger va a ir directamente relacionado con el lugar en el que se va a colocar. Dependerá de la altura del tabique, el uso del edificio, la disposición arquitectónica, etc.
            2. Placas de pladur. Existiendo también diversos espesores (12,5 mm 15 mm y 19 mm). Se tratan de placas de 1,20 x 2,60 metros se fijan mediante tornillería a la perfilería de aluminio. Posteriormente estos tornillos, las juntas entre cada placa y los vértices se rematan mediante la colocación de vendas fijadas mediante una pasta especial para ello.
            3. Aislamiento. Un apartado importante a la hora de ejecutar un tabique de pladur es dotarlo de un aislamiento acústico y térmico optimo. Generalmente, colocamos lana de roca. En función de la capacidad aislante que queramos darle al tabique, este aislamiento tendrá una serie de atributos (espesor y densidad) a definir en cada proyecto.

La combinación de estos elementos nos dan una gran variedad de tabiques de pladur. No obstante, nosotros recomendamos que los tabiques de pladur tengan, en el caso de viviendas, al menos la siguiente configuración:

Dos placas de 12,5 mm en cada cara colocado sobre perfilería de 48 mm con aislamiento de lana de roca de 5 cm.

DETALLE-TABIQUE-PLADUR-1-202x300
        • Transporte de material. Sin duda uno de los aspectos mas “negativos” del pladur es la complejidad para el transporte y acopio del mismo. Al tratarse de piezas grandes (1,20 x 2,60 metros), en el caso de reformas en pisos antiguos complican la subida del material por las escaleras o ascensor. No obstante,  existen formas de transportar el material a sitios algo más complejos.
        • Colocación en obra. Un punto a favor del pladur es la versatilidad que ofrece a la hora de colocarse en obra, ya que en función de cada caso, se adapta a la obra con relativa facilidad. Podemos escoger colocarlo sobre la base de pavimentación y posteriormente colocar la solería, o incluso podemos colocar toda la solería corrida bajo los tabiques. Esto ayuda a que el despiece del pavimento sea mucho menor, y por supuesto la colocación del pavimento es mucho mas rápida. Si bien es cierto, que colocar el pavimento en una fase tan temprana de obra obliga a tener una especial atención con la limpieza de la obra para que el pavimento no sufra daños. Otro aspecto esencial en cuanto a la ejecución de la tabiquería es la correcta resolución de encuentros con pavimentos y vértices.La placa de pladur nunca debe tocar el suelo o base de pavimentación a fin de evitar aparición de humedades en las zonas inferiores del tabique.En cuanto al encuentro de esquinas, es importante que se resuelvan en «Z» para evitar la aparición de fisuras
        • Residuos generados. Otro aspecto favorable del pladur, es la poca cantidad de residuos que genera en obra.
        • Ayudas de albañilería. En cuanto a las ayudas de albañilería, en este sistema de tabiquería se reducen notablemente ya que no es necesario practicar rozas en los tabiques ya que la distribución de tuberías se realiza en la cámara generada por la perfilería de aluminio. De echo, los perfiles vienen preparados para colocar todas las instalaciones de la obra en su interior.
        • Revestimientos. Una vez terminado el tabique de pladur, podemos decir que el tabique está listo para ser lijado y pintado, con lo que es otra gran ventana de este sistema constructivo. En el caso de cuartos húmedos, tan solo debemos tener en cuenta a la hora de colocar la placa de pladur, que esta debe ser la placa hidrofugada para resistir a las humedades (de color verde), y escoger bien la pasta o pegamento de agarre para el alicatado a colocar.

¿Qué elegir?

Una vez conocidas las características técnicas, estamos preparados para definir que es lo que más conviene constructivamente a nuestro proyecto. Pero hay más factores fundamentales que afectan a la hora de escoger una sistema u otro.

El factor económico es sin duda otro condicionante a la hora de escoger. Analizando nos vamos a dar cuenta que para las mismas prestaciones térmicas y acústicas, el coste de los mismos no es decisivo.

Dicho esto, en nuestra opinión, la tabiquería de ladrillo solo sería aconsejable para reformas o rehabilitaciones parciales en las que se modifique parcialmente las tabiquerías interiores. Por supuesto su aplicación dentro de la nueva edificaciones sigue siendo esencial en varias unidades de obra (huecos de ascensor, muertes, cierres de escalera, etc.). Desde VMOM, te animamos a contar con nosotros para asesorarte sobre esto y mucho más con nuestro servicio de gestión de obra.

Los sistemas de tabiquería seca ofrecen en las obras una serie de ventajas que hacen que su empleo sea altamente recomendable. Ayudan a optimizar plazos de ejecución, dan una mayor versatilidad a la hora de construir.Y bien ejecutados dotan a la edificación de unas características térmicas y acústicas optimas.

Víctor Ocaña Mesa

28/10/2019

0

Otras entradas que quizá te interesen

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.